9 de enero de 2014

// // Dejar un Comentario

Malos tiempos para la abogacía española

Vaya por delante, como he indicado en varias ocasiones, y así se reseña en el blog, que no soy abogado en ejercicio ni tengo intención alguna de serlo. La práctica del derecho se vive y se palpa desde múltiples áreas. Sí es cierto, que soy conocedor de este mundillo y tengo la fortuna de tener entre mis círculos algunos conocidos que se dedican a esta digna, incomprendida y sacrificada profesión.

Uno de los grandes males que tiene la abogacía española es el elevado número de licenciados que pretenden dirigir su vida profesional al ejercicio de la abogacía. A pesar de los obstáculos que se imponen legalmente para garantizar una sólida formación para quienes quieran acceder al ejercicio de la profesión y que sirve al mismo tiempo para descongestionar la misma.

Muchos pensaban que la crisis económica que estamos padeciendo iba a ser un bálsamo para aliviar los daños que sufre la abogacia española. Todo lo contrario. Según el artículo publicado en el Diario La Ley, del día 8 del corriente, en relación al libro publicado "La Abogacía Española ante el espejo", cuyo autor es D. Juan José Toharia y el Consejo General de la Abogacía Española, la autora del mismo afirma que uno de cada tres abogados españoles está teniendo dificultades para poder vivir de su profesión y que tres de cada cuatro dice percibir que ahora sus colegas están pasando por serias dificultades económicas.

Al margen de otras consideraciones, los efectos de la crisis económica los padecemos todos los ciudadanos a diarios, menos los prepotentes, soberbios e inútiles de nuestros gobernantes.

Podéis leer la noticia completa en Noticias Jurídicas



Continuar Leyendo